Blog

Llega San Marcos con sus toros ensogados en Beas de Segura y Arroyo del Ojanco (Jaén).

Llega San Marcos con sus toros ensogados en Beas de Segura y Arroyo del Ojanco (Jaén).

Cualquiera que se considere dentro de la afición a la Tauromaquia, debe visitar alguna vez las localidades jiennenses cuando celebran San Marcos llenando sus calles de reses bravas.

Por el número y la calidad de las vacas, novillos e impresionantes toros que se lidian a cuerda, los días 23, 24 y 25 de abril de cada año contienen los festejos taurinos más importantes del mundo.  En total, se llega a superar el centenar de reses que se adquieren para las fiestas de Beas de Segura (5.600 habitantes)  y Arroyo del Ojanco (2.500 habitantes) que distan 15 km entre sí. En la adquisición de reses participa la hermandad y, sobre todo, peñas de aficionados que invierten su dinero e ilusión.

Como resumen histórico, compartimos este artículo de D. Lope Morales y el cartel del XXIV Ciclo Cultural Taurino que se celebra este fin de semana y en el que la Hermandad de San Marcos de Beas de Segura recibirá el Premio Nacional a las Tradiciones Taurinas que otorga la U.F.T.A.E.

Desglosando cada día y dándose en las dos localidades casi a la par, la tarde del 23 de abril está dedicada a los niños y se desencajonan reses en acorde a ellos para fomentar el conocimiento sobre el Toro que sirve de base para valorar el gran legado de Historia, bravura y belleza que reciben. Al día siguiente, 24 de abril y también durante toda la tarde, es el turno del desencajonamiento del resto de reses que supone un desfile impresionante de camiones que van accediendo al recinto para que, de una en una, cada peña suelte su res y la guíe hasta el chiquero que le corresponda.  Y llega el día de San Marcos, 25 de abril, en el que desde que amanece a las 8 de la mañana y con un descanso a mediodía para la procesión y misa del Santo, se vuelven a soltar todas las reses a las calles hasta las 21 horas.

Por último, aprovechamos para reivindicar la modificación del Reglamento Andaluz de Festejos Taurinos Populares para la recuperación de la tradición que les fue arrebatada a estos pueblos impidiendo que pudiesen lidiar reses bravas que, al terminar las fiestas, volvieran a los campos de sus propietarios. Cada familia, por romanticismo y respeto a la tradición más que por necesidades de ayuda en la labranza y labores del campo, las mantenían y cuidaban hasta las siguientes fiestas. Esperamos que la modificación del reglamento siga su curso y que os acerquéis a celebrar la gran fiesta de El Toro. ¡¡VIVA SAN MARCOS!!